NOTICIAS

ROMPER LAS CADENAS DE LA SERVIDUMBRE

Autor: REMTE
El 25 de marzo a tiempo de conmemorar la fundación de la FENATRAHOB, y la llegada del 30 de marzo tuvimos una conversa entrañable con la compañera, ex. Ejecutiva y Ministra de Justicia (2006-2007) Casimira Rodríguez y recordamos a Basilia Catari.
Reímos, nos entristecimos, pero nos dio mucha fortaleza escuchar sus palabras, ella nos recordó cómo empezaron a luchar
Recordó el camino trazado por Petronila Infantes y las culinarias de los años 30 quienes forjaron el camino, “eran trabajadoras con visión, de autoestima elevada, eran trabajadoras por especialidad, Alicia la nieta de Petronila Infantes continuó acompañando nuestras luchas”
Salíamos del pongueaje, de la servidumbre, veníamos a la ciudad  nos veían como algo inferior, contaban otras compañeras que los castigos eran muy fuertes a las trabajadoras del hogar: les hacían dormir en el corral o en la casa del perro, a otras les quemaban la cara con la plancha
“…nos llamaban con denominativos, decían  “Chica”,  “imilla”, no podían decirnos de nuestros nombres, éramos las empleadas domésticas, las sirvientas .
Luchamos para dejar de ser llamadas “… empleada doméstica, sirvientas, a trabajadoras del  hogar  fue el primer paso de la descolonización dignificante”.
No teníamos derechos en la LGT, más de 8  horas de trabajo, un descanso de fin de semana de unas horas; debíamos hacer el contrato en la policía (como si tuviéramos antecedentes).
En el sindicato de Sopocachi conocí a Basilia Catari,  Justina , tuvimos un primer encuentro, luego en el sindicato de Cochabamba tuvimos una capacitación de lujo con Domitila Chungara, ella nos contaba sobre la dictadura.
Asistimos al primer congreso latinoamericano de trabajadoras del hogar en 1988 que se realizó en Bogotá, Colombia, ”no teníamos ni idea cómo era ir a otro país”, “nuestros horizontes eran tan bloqueados, que nos han hecho creer que las trabajadoras del hogar solo servíamos para servir al patrón o a la empleadora. Esa salida era como romper las murallas” fueron Basilia, Justina.
Las ideas claras: Luchar por los derechos de las trabajadoras del hogar. Mejorar nuestros derechos laborales.
Comenzamos la demanda del anteproyecto de ley, en  1992 teníamos el borrador. Presentamos al Congreso, fue la primera vez que salimos en los medios de comunicación, en radio Panamericana  fue Basilia quien defendió nuestra propuesta.
Comentaban: las “empleadas organizadas , demandan una ley”, “qué hacen estas?, que no se organicen”,  “las sindicalistas  se vuelven mañudas “
Realizamos el I Congreso de las Trabajadoras del Hogar en Cochabamba con los aportes de las compañeras y fundamos nuestra organización el 27 de marzo de  1993
Desde 1992 hasta 2003, caminamos para la ley, “… soñamos con nuestros derechos , presentamos al Parlamento,  empezamos los consensos con la comisión de género y entre consensos y consensos perdimos varios derechos.
Aprendimos a marchar, hacer consignas, gritar nuestras demandas, interpelar a las autoridades. Se aprobó la ley 2450 , “… lo hicimos todas  pero quedó pendiente la reglamentación del seguro de salud”
“Nuestra lucha ha costado sufrimientos, alegría, festejos, insultos, debíamos romper las cadenas de la servidumbre”